X

ALARMISMO Y CRIMINALIZACIÓN

Uno de los habituales focos informativos de El Faro de Ceuta es el relativo a la actividad del porteo de mercancías en la Frontera Sur. Este tipo de comercio atípico supone el único medio de vida de miles de personas en el lado marroquí de la frontera y, a la vez, es uno de los principales motores económicos de la ciudad autónoma. Sin embargo, las dificultades para que el tránsito de personas que realizan portes transfronterizos de mercancías sea fluido, y las frecuentes, y cada vez más restrictivas, condiciones para el desarrollo de esta actividad impuestas por los gobiernos de España y Marruecos agravan, más si cabe, las condiciones inhumanas en las que se lleva a cabo el porteo en la Frontera Sur.

Conscientes de la importancia de esta actividad comercial, a uno y otro lado de la frontera, El Faro de Ceuta suele tratar las informaciones sobre esta cuestión con rigor. Por este motivo, consideramos muy inapropiado que hayan elegido para el titular de la noticia el término “avalancha”, con el que definen las aglomeraciones de porteadoras en la frontera; máxime cuando en la explicación de la noticia queda claro que la responsabilidad de dichas aglomeraciones atañe, sobre todo, a las autoridades españolas y alauitas. El uso reiterado de este tipo de términos y expresiones, con un claro matiz negativo, consiguen arraigar en el imaginario colectivo una visión sobre la inmigración que implica riesgo, peligro, la posibilidad de una situación potencialmente indeseable.

Reclamamos, por tanto, que se mida mucho más la elección de las palabras, con el fin de no contribuir a generar un clima de alarma entre la población a costa de criminalizar a determinados sectores ciudadanos (en este caso al inmigrante).

Enlace a la noticia