X

SENSACIONALISMO

En primer lugar el enfoque que utiliza consigue deshumanizar a las personas migrantes al tratarlas exclusivamente como cifras y no darles voz. Achaca el incremento del flujo migratorio al efecto llamada culpabilizando a las personas de ello, pero no hace referencia alguna a la situación internacional que se vive, al cierre de rutas migratorias con países limítrofes de la UE y la situación que se vive en sus países de origen. Realiza una generalización entre todos ellos al llamarlos subsaharianos, creando un grupo homogéneo que esconde su recorrido migratorio, siendo para cada una de ellos muy diferente y alentado por el cierre de rutas del mediterráneo.

Los términos utilizados crean alarma cuando se utiliza un lenguaje bélico como 'pulverizar' o se ha disparado', así como expresiones relacionadas con catástrofes como 'avalancha'.  Tanto la terminología como el lenguaje refuerza estereotipos negativos y discriminatorios cuando se refiere a estas personas como 'inmigrantes ilegales'.

En relación a los menores de edad a los que dedica un apartado, el tratamiento debería ceñirse teniendo en cuenta la Ley del Menor, a los cuales nombra en reiteradas ocasiones como 'inmigrantes ilegales'. No sólo no hay personas ilegales sino que a los menores no se les puede hacer distinción ni por su condición de extranjero ni por su nacionalidad ya que pertenecen a un colectivo muy vulnerable.  Así mismo, sería interesante profundizar cuál será el destino de los menores y que ocurre con ellos una vez que están en territorio español.

Enlace a la noticia